A pocos días de que termine LAM, Ángel de Brito recibió una visita de lujo en su programa. Se trata de Leonardo Sbaraglia, quien a pesar de tener un bajo perfil visitó el exitoso ciclo este martes.

Este año se estrenó la serie de Diego Maradona, Sueño Bendito, donde el actor interpreta a Guillermo Coppola en los años en que se convirtió en manager y mejor amigo del astro del fútbol.

Al hablar sobre su excelente trabajo en la biopic que estrenó Amazon, el artista contó a corazón abierto: “Me gustó mucho hacerlo, conocerlo a ‘Guillote’. Me parece que es un personaje muy divertido, un tipo con una gran maestría en su palabra, su carisma, un tipo magnético. Me dio la posibilidad de estar con algunos de sus amigos, me invitó al River-Boca en Madrid”.

En ese mismo sentido, confirmó que la ficción tendrá una segunda temporada y aseguró: “Es una serie que está muy bien hecha”.

Por otro lado, el artista fue consultado por la polémica que se generó antes del estreno al mantener un inesperado cruce con Dalma. “Se habló mucho antes. Rarísimo, por eso me cuesta hacer reportajes porque abrís la boca y se pudre todo. No sabíamos qué iba a pasar con la serie, hacía un año y medio que la habíamos hecho y yo estaba un poco molesto. Hice un comentario que no incluía a nadie más y Dalma se calentó…”, contó Sbaraglia.

Luego, aclaró sobre sus dichos que enojaron a la hija del Diez: “Dije que entendía que, con la muerte de Diego, inesperada para todos, las reglas del juego habían cambiado. Pero no lo dije de una manera negativa ni lo estaba diciendo por nadie en particular. Enseguida conseguí su Instagram y le escribí. También, le escribí a su representante, conseguí su teléfono y pude hablar con ella”.

Cabe recordar que, en agosto de este año, el artista había dicho durante una entrevista radial: “Este año no rodamos (la serie) y, dicen, que recién vamos a hacerlo el año que viene (…). Entiendo que muchas de las causas tuvieron que ver con discusiones con Claudia (Villafañe); tal vez la muerte de Diego afectó cómo es la nueva repartija en torno a los derechos”.

En cuestión de horas, Dalma se enteró y decidió responderle de forma lapidaria: “Le preguntaron por qué no se estaba rodando la serie de mi papá y no me preguntes cómo, pero su respuesta es que la culpa es de mi mamá, de Gianinna y mía”. Y aclaró furiosa: “Yo no me quiero pelear con nadie, pero que me deje de nombrar”.