en medio de la


En medio de las protestas en la Costa Atlántica por la autorización para estudios en la búsqueda de petróleo en el mar, y la oposición del intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, el Gobierno mostró que avanza con el proyecto.

El gesto fue protagonizado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien se mostró junto al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, y el secretario de Energía, Darío Martínez, en la supervisión del inicio de los trabajos.

«Analizamos la exploración de hidrocarburos y la puesta en marcha de la nueva Campaña Cuenca Argentina Norte que registrará imágenes del subsuelo marino en busca de gas y petróleo«, señaló Manzur en las redes sociales.

«La iniciativa del Estado nacional, que permitirá registrar imágenes del subsuelo marino para determinar si existen hidrocarburos, busca fortalecer el desarrollo de esta actividad estratégica para responder a la creciente demanda energética«, informaron en el gobierno.

«Esta iniciativa estatal, con participación privada, no incluye la perforación, sólo estudios sísmicos y operará con tecnología de punta, controles y protocolos ambientales. Promoverá un desarrollo viable y profundizará el perfil de Argentina como proveedor de gas de la región», agregó Manzur.

«Frente al contexto de creciente demanda local, seguiremos consolidando y desarrollando este tipo de proyectos que afianzan nuestra soberanía energética. Participaron de la reunión el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme, y la secretaria de Medios de la Nación, Valeria Zapesochny», concluyó el Jefe de gabinete de ministros.

Después del encuentro, en el que por primera vez desde la autorización se vio al ministro Cabandié, Manzur habló con la prensa: «Estamos frente a un contexto de demanda energética en aumento; por tanto es una actividad que hay que profundizar y continuar desarrollando».

Según el funcionario, al efectuar estas prácticas Argentina «cumple con todos los estándares de cuidado del medioambiente«, de la misma manera que se realiza en los países más desarrollados del mundo, como Canadá, Holanda, Noruega y Brasil.


Protesta en Mar del Plata por autorizar la explotación petrolera frente a costa de Plata. Foto: Maxi Failla

Manzur explicó que el iniciativa busca «aumentar la producción de gas viable para las y los argentinos y también permite la posibilidad de convertir al país en proveedor de gas de toda la región».

Por su parte, Martínez expresó que «17% del gas que se produce en el país sale del offshore, necesitamos gas argentino producido por trabajadores argentinos y Pymes argentinas que se vayan sumando a la cadena de valor».

«En el país desde 1970 se vienen desarrollando offshore y no se han registrado inconvenientes ambientales; es fundamental seguir creciendo en un país donde se asegura la soberanía energética; hay que desarrollar todas las fuentes energéticas de la Argentina, necesitamos más gas y más petróleo para dejar de importar, como así también apostar a las energías renovables, a la nuclear y a la hidroeléctrica», agregó.

Para Martínez, «podemos ser proveedores en materia de gas, que es el primer vehículo en la transición energética, y también hay que dejar de importar y para eso hacen falta obras de infraestructura importantes; tenemos un plan de acción ambicioso que nos va a posicionar como los proveedores de gas de toda la región y la Argentina».

Protesta en Mar del Plata por autorizar la explotación petrolera frente a costa de Plata. Foto: Maxi Failla

Protesta en Mar del Plata por autorizar la explotación petrolera frente a costa de Plata. Foto: Maxi Failla

En la Argentina hay 36 pozos en producción en las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego y la utilización de la técnica exploratoria sísmica en el Mar Argentino data de fines de los años 50. En las costas bonaerenses se han registrado desde 1960 unos 50 mil km de sísmica y se han perforado 18 pozos; el último en 1997.

En la zona a explorar, ubicada a más de 300 kilómetros de la costa, el procedimiento implica la instalación de diez cables submarinos que tienen una extensión de entre 8.000 y 10.000 metros y se conectan a tres fuentes de energía desde la que se emiten sonidos, cuya refracción es captada por micrófonos submarinos, conocidos como hidrófonos.

Con este proyecto será la primera vez que las operaciones se hagan en aguas profundas y ultraprofundas; zonas muy alejadas de la costa donde el mar puede alcanzar profundidades de hasta 4.000 metros.

Críticas de un intendente del PRO

El intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, pronunció sus dudas sobre el proyecto: «Quiero que haya más laburo y más industria en nuestra ciudad, pero no a cualquier costo”, sostuvo, y anunció que en los próximos días la Comuna hará una presentacion judicial.

«Muchos de ustedes me eligieron, otros no. Lo que yo tengo claro es que mi mandato es pasajero, pero el daño que se puede generar en nuestra ciudad puede ser permanente y eso es lo que a mi me impone que esta semana vamos a realizar una presentación judicial para poder determinar cuáles son los alcances que puede llegar a tener este tipo de maniobras en la costa de nuestra ciudad», agregó el jefe comunal.

Montenegro no asistió a la marcha en rechazo a la iniciativa realizada el martes en el centro de Mar del Plata, donde si se vieron algunas organizaciones políticas, gremios y asambleas.

En el último día hábil del año, el Gobierno autorizó la explotación petrolera frente a las costas de Mar del Plata, lo que provocó una fuerte reacción vecinal que el viernes 31 de diciembre se trasladó frente a la residencia presidencial de Chapadmalal, donde se encontraba el presidente Alberto Fernández.

Con información de la Agencia Télam





Source link