A pocos días de su regreso a las pantallas en una nueva temporada de la serie El Marginal, el actor Gerardo Romano brindó una serie de entrevistas en las que relució su disgusto con el gobierno del expresidente Mauricio Macri, donde incluso pidió “que lo metan preso” por la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional.

Fue durante un mano a mano con el periodista Ricardo Guazzardi, donde hablaban sobre la temporada teatral de Mar del Plata. Romano se encuentra presentando allí un unipersonal.

Fiel a su estilo rebelde y explosivo, el actor y reconocido militante kirchnerista rompió con la tranquilidad de la nota a mitad de la charla con un pedido insólito para su interlocutor. “¿Vos tenes amigos en el poder judicial? ¿por qué no hacés que lo metan preso a Macri que nos metió en la deuda externa horrible que nos tiene hundidos?”, lanzó Romano por Radio Diez

.

Algo descolocado por el comentario, Guazzardi le retrucó “¿qué tiene que ver?”. “No tiene nada que ver, por eso te lo digo. ¿Podés conseguir con alguien que se haga justicia? ¿O estás de acuerdo que haya contraído esa deuda eterna”, siguió Romano, siempre provocador.

Rápidamente, el periodista le recordó entre bromas que el actor además es abogado y su pasado trabajando dentro del Poder Judicial, previo a su debut en los escenarios, algo que Romano esquivó rápidamente. “No, era en el Ejecutivo”, dijo, antes de cortar por lo sano y cerrar la humorada “¿No querés denunciarlo, que se haga justicia? Te lavás las manos”, dijo entre risas y cambió de tema.

De origen peronista y una fuerte militancia por el kirchnerismo, Romano no pierde oportunidad para pegarle a Macri y es una usina de frases provocadoras.

A raíz del estreno de la nueva temporada de El Marginal, donde compone a Antín, el corrupto y despreciable funcionario responsable del penal de San Onofre, afirmó que se inspiró en el expresidente para componer a su personaje.

Gerardo Romano personificando a Antín en El Marginal, un personaje que ahora dice que usó a Mauricio Macri como inspiración. Foto Pedro Lázaro Fernández

“Miro los antines que andan por ahi, veo a Macri contando chistes de futbol, bailando cumbia en el balcón de la Casa Rosada, mintiendo descaradamente, fugando, cambiando leyes para que su familia pueda blanquear plata”, lanzó el actor que no fue parte de la fiesta de fin de año que Cristina Kirchner realizara con la colonia artista oficialista.

“No es un purista ni un republicano. La derecha piensa que la democracia es un método estadístico para elegir un funcionario y una democracia es el gobierno fraternal del pueblo para el pueblo, que seamos una sociedad inclusiva. Y hay gente que no lo ve así. Son fábricas de seres descartables“, polemizó Romano en una entrevista con el programa Frecuencia Cero.

Una temporada creciente en Mar del Plata

Consultado acerca de la temporada teatral en Mar del Plata y la llegada de una tercera ola de coronavirus, el actor admitió que estaba complicado, pero que de a poco viene repuntando.

“Le tenia mucha fe a la temporada, había factores que concurrían para que a la obra le vaya bien. Lamentablemente el 15 de diciembre comenzaron a levantar los contagios, se generó una psicosis y fue un desastre. El público estaba algo retraído, reticente. Pero está repuntando muy bien. Son funciones con mucha energía”, afirmó.

“Un judío común y corriente”, la obra escrita por Charles Lewinsky que protagoniza Romano en el Teatro Lido, refleja el conflicto que debe resolver un judío alemán que vive en Alemania cuando recibe la invitación de un profesor de Ciencias Sociales de una escuela secundaria, cuyos alumnos, luego de estudiar el nazismo quieren conocer a un judío

El texto cautivó a Romano. “Creo que me voy a morir antes de dejar la obra, no veo otras razones”, sostuvo.

DS



Source link