Como la famosa invitada del día en el programa Soy tan Biutiful,

que sale al aire los sábados a la noche en radio Pop, Lourdes Sánchez fue entrevistada y junto a los integrantes del ciclo recorrió distintos temas, pasando de lo laboral a lo personal, e incluso recordó uno de los momentos más difíciles de su vida.

En medio de la charla fue el periodista Pampito quien llevó a la bailarina hacia aquel episodio en el que en el 2019 debió ser internada y operada de urgencia por una infección que afectó varios de sus órganos.  “Me asusté mucho”, deslizó la mujer del Chato Prado.

Y siguió “Es la típica de cuando escuchás estuve cerca de la muerte y empecé a ver la vida de otra manera. Todavía recuerdo esa primera vez que salí del sanatorio que me pegó el sol y agradecí, que te toque el sol en la cara, mirar al cielo, las nubes…. Lo cuento y me da piel de gallina”.

“Estuve cerca de la muerte y empecé a ver la vida de otra manera. Lo cuento y se me pone piel de gallina”, recordó la bailarina.

Estar caminando en la calle, una cosa totalmente común, y que lo hacemos todos los días, lo valores de otra manera, sin dudas. Estuve como diez días, fueron bastantes porque, encima, después de la operación me sentía muy mal”, continuó Lourdes recordando al aire aquel duro momento.

Todo lo que tomaba me hacía sentir mal y ya estaba consciente y me preguntaba si iba a estar bien. Entré pensando que iba a ser una cosa y cuando me despierto me dicen que casi me muero. Me tuvieron que extirpar las trompas de falopio y el apéndice”, detalló la bailarina.

Fue duro, y más para las personas que estaban ahí porque yo ni me enteré. El Chato fue el que peor la pasó porque tuvo que tomar la decisión y le dijeron que le tenían que hacer eso a su mujer y que tenía que autorizarlos. Y le decían que si no me sacaban las trompas me moría”, contó Sánchez en cuanto al papel importante que jugó el productor en aquel momento de su vida.