ss

Andy Kusnetzoff no se quedó callado ante las duras palabras Marina Calabró, quien criticó a su ciclo en Telefe, ” PH: Podemos Hablar”. El conductor charló con “Los Ángeles de la Mañana” en la puerta de Kuarzo, donde graba su programa y, pese a que al principio no quiso dar la nota, finalmente accedió y le pasó factura a la periodista.

El cronista del ciclo conducido por Ángel de Brito, Alejandro Castelo, tuvo tres intentos de nota con Andy. Tanto en el primero como en el segundo no pudo obtener la palabra de Kusnetzoff, hasta que en el tercero lo siguió hasta su auto y dialogaron. “El que quiere criticar, está bárbaro. Yo estoy feliz con el debut de PH”, afirmó. Luego, Andy hizo referencia a una de las novedades del programa: la maquina de peluches.





“Lo mejor, fue el juego de los ositos, lo que más me gustó”. “Eso también criticó Marina Calabró, ‘incalificable’ dijo”, agregó el cronista. “No tengo idea lo que dijo Marina. Pero está espectacular, descontracturó a los invitados. Me parece que lo voy a repetir. Ahora, ¿le tiene que gustar a todo el mundo?. Cero, está perfecto”, respondió Andy.

“Para mí, el programa tiene mucha humanidad y tiene que ver con abrirse y que cada uno pueda mostrar sus emociones. La verdad, no me parece para nada que vaya al golpe bajo”, cerró Andy.

En el ciclo de Jorge Lanata en Radio Mitre, Marina Calabró analizó el regreso de PH, Podemos Hablar a la pantalla de Telefe y fue muy crítica. La periodista no tuvo escatimos a la hora de explicar por qué la escenografía del show no le pareció la más adecuada: “Hicieron un cambio escenográfico, pero está ‘oscureli’… Si el invitado se mueve medio centímetro, queda en penumbras. Y esto de hacerlo moderno e intimista, se logra por el clima y por la interacción, no por bajar la luz”.

Marina condenó que Kusnetzoff haya recurrido al recurso de iniciar el ciclo: “Este año el conductor irrumpe en los camarines, que reemplazó lo que era el año pasado la previa con tragos ¡El camarín lo vi unas 375 veces, pero no estoy segura, tal vez fueron 374 y yo estoy exagerando! ¡Andy, no va eso del camarín, muy hecho, bodrio!”.

Calabró fue totalmente honesta y cuestionó el método: “En esta ocasión le tocó a Abel Pintos que, tuvo que responder ‘si pudiera traer a alguien de su pasado, que esté o que no esté para conversar ¿a quién traerías?’ Un golpe bajo más directo, más explícito, más infame no se consigue. Como verán no fue de mi agrado, personalmente. Yo entiendo que hay siempre una apelación a lo emotivo, pero estaría bueno que surja de manera espontánea”.

Por último, Calabró fulminó la decisión de la producción de incluir un segmento en el que los famosos debían sacar un peluche de las conocidas máquinas de centros de juegos: “El broche de oro fue ‘la máquina recolectora de peluches’ ¡no creí tener vida para ver esta pavada incalificable televisada! ¡Juegan los adultos! Pobres, le pusieron una onda ¿Qué decir?… Los peluches son todos marroncitos, de un beige impecable, ¡aburrido!”.

Fuente pablolayus.com.ar