XD6NDNQMHRC3LDGIHCMYG2TG6E

En 2006, Locomotora Oliveras estaba viviendo un gran momento profesional. Si bien todos creían que la felicidad era la gran protagonista de sus días, lo cierto es que su corazón estaba desbordado de tristeza. En aquella época, ganó el cinturón de campeona por el título mundial supergallo de la WBC y vivía una gran crisis amorosa con su pareja.

Pasó por el programa radial Todo pasa, abrió su corazón y contó lo que le provocaba un inmenso dolor en ese entonces. “Diez días antes de irme a México a pelear por el título del mundo, encontré a mi marido en la cama con mi propia hermana”, señaló al aire.





“Me fui a México con el corazón destrozado, creo que me vengué con Jackie Nava por lo que me había pasado”, detalló sobre la boxeadora a la que venció por nocaut. Y sobre cómo le afectó la infidelidad, indicó: “Me quería morir, fue una puñalada por la espalda. Para no llorar, entrenaba, porque sentía que no podía suspender el sueño de mi vida”.

Para cerrar, expresó: “Demoré como un año en estabilizarme, en recuperarme. En ese momento él era el amor de mi vida. Que te traicionen de esa manera duele hasta los huesos. Los golpes de la vida son peores que los del ring, porque no los esperás. La pelea más dura es la vida, es levantarte todos los días y decir ‘no voy a aflojar’”.

Fuente pablolayus.com.ar