2IDXNK5O3REP7I7CLCI7ZZN6ZQ

Los 8 Escalones cada noche propone un momento para la emoción. Y no falla, en cada uno de sus peldaños o en la final, el espectador puede sorprenderse y terminar a pura lágrima. En esta oportunidad, el que llegó al corazón de todos fue un profesor de 49 años que ganó tres millones de pesos y tenía la posibilidad de ir por el récord -ya que ningún participante se pudo llevar más de esa cifra-, pero tomó una decisión inédita.

Los 8 escalones: Ganó 3 millones pero no quiso seguir participando

Martín vive en Florencio Varela junto a su esposa Mirta y trabaja como profesor de informática en una escuela secundaria. Desde el principio del juego demostró su vasta cultura general y el conocimiento en cada una de las áreas que fueron proponiendo desde la producción del programa.

Durante su primera participación, llegó a la final con Víctor, uno de sus contrincantes y no sólo levantó el cheque ganador, sino que recibió de parte de otro participante, un objeto que lo acompañaría el resto de las ediciones. Zuonko, un calesitero de 72 años, llevó una sortija como amuleto de la suerte y aunque a él no lo ayudó, se la ofrendó a Martín para que gane el segundo millón. Y así fue, con la sortija en el bolsillo del traje, volvió a ganar durante la tarde siguiente. “La sortija loca. Para vos Zuonko”, exclamó bajo la lluvia de papelitos para recordar el noble gesto del calesitero.

Martín vive en Florencio Varela junto a su esposa Mirta y trabaja como profesor de informática en una escuela secundaria
Martín vive en Florencio Varela junto a su esposa Mirta y trabaja como profesor de informática en una escuela secundaria

“Tres millones de pesos, es la sortija”, señaló Guido Kaczka, que está al frente del ciclo de El Trece. Es que Martín contaba con un sortija que utilizó a modo de amuleto. El objeto fue un regalo de un exparticipante, Zuonko, un calesitero de 72 años que, al perder y quedar fuera de la competencia, se la entregó como un obsequio para que le diera suerte.

Martín otra vez lo hizo, 49 años, trabaja en una escuela secundaria, vive en Florencio Varela junto a su esposa Mirta, su hija Iara de 18 tiene una perra llamada Tutuca. Le gusta el fútbol, el gimnasio y la natación, lo anotó su hija Iara. También le gusta cocinar guiso de lentejas y tortilla de papa”, anticipó el conductor.

El participante tenía la posibilidad de romper un récord y convertirse en ganador en una edición más, llevándose cuatro millones de pesos. Sin embargo ante la pregunta de Guido, que siempre le consulta a los ganadores si quieren volver a competir por otro millón de pesos, el hombre fue contundente.

Más de uno estuvo en esta situación, ganar los tres millones. También volvieron por los cuatro millones, pero nunca nadie jamás pudo, con un error han quedado. Martín, ¿vas por los cuatro millones de pesos’, estos 3 millones no te los saca nadie… Vas por los cuatro millones o hasta acá?”, quiso saber Kaczka.

Aunque todos suponían que el hombre iría por más, sus palabras sorprendieron a todos en el piso, ya que explicó que decidía retirarse para ocuparse de sus alumnos.

Tengo que trabajar con mis chicos, soy profe y tengo que estar en la escuela. Así que me quedo acá. Ya demasiado”. “Soy perfil bajo”, agregó con humor.

«¿Te quedas?», lanzó Guido atónito por la respuesta de Martín. “No lo puedo creer”, lanzó Carmen Barbieri sorprendida por lo que escuchaba.

“Pero esto es conocimiento, y lo tenés. No lo puedo creer, podías hacer el récord”, exclamó Martín Liberman, jurado del ciclo, totalmente sorprendido y tratando de convencer a Martín para que continúe en la competencia.

Sin embargo, no hubo manera de hacer cambiar la decisión del participante. “Ya está, es demasiado. Ya estoy hecho, ya con un millón ya estaba hecho”, sentenció.