1678399928 sm

jueves 09 de marzo de 2023

Máxima de los Países Bajos es una de las monarcas más admiradas del mundo, no sólo por la responsabilidad y dedicación que le dedica a las tareas de la Corona, sino también por el sorprendente estilo que tiene para vestir. Su hija y heredera al trono, la princesa Amalia, va por el mismo camino.

 

Por genética, Amalia tiene un tipo de figura física, que es distinta a la de su madre, que, sin dudas, es caracterizada por cuidar cada detalle que tenga que ver con su salud y peso, siendo un poco opuesta a su hija.

 

Lo cierto que es también los royals tienen sus gustos con la comida, algo que pocas veces se sabe. La monarca de Países Bajos tiene como preferencia el hagelslag, un postre muy común allí, que se prepara con una rebanada de pan untada con manteca y el agregado de chispas de chocolate.  Informa Voces Críticas.

 

Ese es el motivo por el cual Máxima no deja que Amalia consuma esa comida, ya que busca equilibrar las calorías que consume, tratando de evitar un exceso y problemas futuros en su salud, por lo que asegura que la alimentación de su hija sea completa y segura. 

El panecillo que Máxima de Holanda come a escondidas para no tentar a su hija Amalia

 

En cada gira oficial, la reina Máxima es la encargada de controlar cada plato que consuma la princesa Amalia, ya que es más propensa a padecer enfermedades crónicas, producto del sobrepeso. 

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *