1678641660 sm

Como se sabe, la reina Isabel II tuvo cuatro hijos: Carlos, actual rey y una de las personas más polémicas de la Familia Real; Ana; Andrés, el más problemático, ya que trajo serios inconvenientes a la Corona por sus despilfarros económicos y por los delitos que cometió, quizás y, por último, Eduardo, el menor y quizás más ignorado por Su Majestad. 

 

Hoy, Eduardo de Wessex, a sus 59 años -recién cumplidos- es el nuevo duque de Edimburgo, título que le concedió su hermano Carlos III. Lo cierto es que el royal lleva una vida muy solitaria y discreta, lejos de los escándalos de la Familia Real. 

 lg

Siempre se supo que él fue el hijo ignorado de Isabel II y de Felipe y, por ello, creció muy excluido de su entorno, sintiendo que no tenía lugar allí. Al igual que su padre y sus hermanos, fue educado en el estricto colegio Gordonstoun, en Escocia. Al finalizar allí, decidió estudiar Historia y obtuvo su título universitario; en ese momento Carlos y Diana -Lady Di- eran el centro de la escena, por lo que no tuvo protagonismo.

 

Eduardo se dedicó a ser productor audiovisual y por ello, tuvo varias controversias con Carlos y la desaprobación por parte de su madre. Siendo que no tenía posibilidades de llegar al trono, conoció el amor a los 23 años de parte de Sophie Rhys Jones, una joven que nunca fue aprobada por la Familia Real ya que no era artistócrata y provenía de la clase media. 

 lg

A pesar de todo, se casaron en 1999 en la capilla San Jorge del Castillo de Windsor y obtuvieron el título de  conde de Wessex. Sin dejar de lado su título real, Sophie siguió dedicándose a su trabajo en relaciones públicas, provocando un escándalo en la Familia Real, ya que un periodista se hizo pasar por cliente y grabó una conversación donde criticaba a su suega y abuela de su esposo. A pesar de ello, manejaron muy bien la crisis y salieron a flote, ella renunció para dedicarse al cuidado de sus hijos Louisa y James.

 lg

Lo cierto es que, al día de hoy, Eduardo de Edimburgo lleva una vida tranquila y sin muchos privilegios y trata de ser el mejor padre y esposo, cumple con sus deberes protocolares, siendo el único hijo de Isabel II y Felipe que no se divorció. A pesar de algunas polémicas que generó, hoy es uno de los miembros más respetados y queridos de la Familia Real por parte de los británicos, algo que su hermano Carlos III y su cuñada Camila Parker, están lejos de ser.

 lg

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *