1681912785 sm

Por Redacción Voces Críticas

miércoles 19 de abril de 2023

Desde el fallecimiento de Aless Lequio, Ana Obregón se ha encargado de llevar adelante los sueños que su hijo no logró cumplir. Uno de esos, es tener un hijo, quien hace un mes aproximadamente nació Ana Sandra Lequio. Otro de estos, es que se termine el libro que había comenzado y luego sea publicado.

El escrito se llama “El chico de las musarañas”, que fue iniciado por el propio Aless Lequio y fue terminado por Ana Obregón. El mismo, comienza con la desgarradora noticia al que le da aviso por teléfono a su madre y dice: “Mamá, me muero de dolor, me voy a urgencias”. Sin dudas, esta es la historia de amor más cruel jamás contada en 312 páginas.

 

El joven cuando dio aviso a su madre, él ya llevaba tres meses viendo a doctores para saber el producto de sus dolores. Después de eso, siguió una operación sin éxito, ya que los médicos le confirmaban: “Lo siento, no es un absceso como creímos, es un tumor. Es grande, diez centímetros, hemos hecho una biopsia”.

El mismo relata que después de ese episodio Aless decidió vivir en la misma casa que la actriz. A los días de la biopsia, le llegó la triste información por parte del médico: “Lo lamento muchísimo, Ana, el tumor de tu hijo es maligno, es un tipo de cáncer raro y muy agresivo. Tiene muy mal pronóstico”. Fue en ese momento donde se sabía que el final no sería otro.

 

Al no recibir un diagnóstico positivo, decidieron seguir el tratamiento en Nueva York, donde allí le pusieron el nombre a la enfermedad, sarcoma de Ewing. De ahí en más, comenzó el tiempo de una quimio tras otra, los ‘catarros’ oncológicos y hasta las primeras buenas noticias de que el tumor se redujo un 85%. Y desde ahí, el español le coloca un nombre a cada uno de los procesos que vivió de diagnóstico.

 

Finalmente, el libro de Aless Lequio y Ana Obregón aborda diferentes temas por los que atravesó y por las que atravesaba las personas más íntimas, como su novia. También, se rescatan las reflexiones que él mismo hace cuando se va enterando de cómo continuaba el tratamiento.

/Fuente Voces Criticas