1682568342 sm

miércoles 26 de abril de 2023

El pasado febrero, Froilán se instaló por obligación de la familia real española en Abu Dabi, ciudad en la que radicaba Juan Carlos I, para huir de los escándalos en los que quedaba envuelto cada noche. Ahora vuelve a tener la compañía de su abuelo, quien visitó España por segunda vez desde que se exilió a la ciudad árabe.

En su nueva vida lejos de sus amistades y fiestas, el hijo de la infanta Elena fue acomodado por el propio Juan Carlos, en una especie de ONG de los jeques árabe, la empresa petrolera nacional, NOC, donde ni miraron su curriculum y lo contrataron para desempeñar tareas irrelevantes y pagarle un sueldo descomunal.

lg

Asimismo, Froilán no se está adaptando al país, por el contrario, es un desastre y hasta le agarro el capricho de querer regresar a Madrid. El único consuelo que encuentra es el deporte y el cariño de su abuelo, quien lo salvó de varios ecandalos y con quien cena frecuentemente. Además, en su trabajo no encaja y es como si no estuviera.

Sin embargo, el hermano de Victoria Federica dio en la tecla para hacer estallar a la realeza española, ya que, en lugar de intentar convencer por las buenas a Juan Carlos I de que no viaje a España, lo hizo por las malas. Resulta que el nuevo empleado solicitó un permiso excepcional para faltar a su trabajo y acompañar al ex mandatario en su visita. Como al parecer está cansado de trabajar tanto, quiere sus días libres.

lg

Sin embargo, sus jefes, los jeques árabes, le dijeron que ni lo imagine y le pararon el carro. Este fue el primer choque que tuvo el hijo de Jaime de Marichalar con la empresa que le dio un puesto, aunque seguramente se repetirán varios más en el futuro por su pésima conducta.

md

/Fuente Voces Criticas