pochettino southgate

Con una victoria y un empate en lo que va de la Eurocopa de Alemania 2024, la Selección de Inglaterra no convence y el principal responsable es Gareth Southgate: al entrenador le llueven críticas y ya se especula con su salida si no logra el título.

El técnico inglés está en el cargo desde el 2015 y su contrato vence en diciembre de este año. El propio Southgate reconoció que su futuro depende íntegramente de los resultados: “Si no ganamos (la Eurocopa), probablemente no siga. Entonces, podría ser la última oportunidad”. Inglaterra se perfila a ganar el Grupo C este martes ante Dinamarca desde las 16.00 horas (Argentina).

Ha dejado a varias figuras afuera de la convocatoria como Jack Grealish, Harry Maguire, Jadon Sancho y Marcus Rashford. Sus elegidos, salvo Bellingham y Kane, no han sobresalido y Southgate se autoflageló al reconocer que armó mal la lista: “No tenemos un reemplazo natural para Kalvin Phillips”.

Jonathan Liew, periodista del diario The Guardian, hizo un duro análisis del seleccionado inglés asegurando que “cae en picada”. Y utilizó analogías para describir el ataque: “Inglaterra es esencialmente un equipo que juega en el 70% del campo, que es como intentar escribir un párrafo entero sin utilizar la letra A”.

Las mayores críticas son la ausencia de Cole Palmer, revelación del Chelsea que aún no tuvo minutos, y la posición de Trent Alexander-Arnold, lateral derecho en Liverpool hoy reconvertido en mediocampista. “Es un experimento”, admitió Southgate.

“El experimento de jugar con el lateral derecho del Liverpool en el centro del campo no ha funcionado y debe ser desechado”, apuntó Oliver Holt del diario Daily Mail.

Un argentino al banquillo inglés

El diario británico The Sun fue más allá y ya se animó a colocar a Mauricio Pochettino como uno de los candidatos al banquillo de los Three Lions: “El argentino sería candidato a sustituir a Gareth Southgate si el seleccionador inglés se marcha tras la Eurocopa”.

El santafesino es un técnico de élite: llevó adelante el mejor proyecto de los últimos años del Tottenham y dirigió al Paris Saint-Germain de las estrellas. Su último trabajo fue en el mencionado Chelsea hasta mayo de este año.