la desgarradora historia de belen en masterchef argentina me abandonaron y me dejaron en una plaza 1532197

En plena etapa de preselección de participantes para definir quiénes serán los 16 finalistas que competirán por coronarse ganador de esta edición de MasterChef Argentina 2023 hubo una historia que conmovió a los tres miembros del jurado:Belén, de 30 años y madre de cuatro chicos, contó que sueña con ser cocinera, porque de chica pasó hambre.

«Quería estudiar cocina pero después dejé con los niños y todo. Hago cuadros, hago campañas y un poquito de todo», comentó cuando Donato De Santis quiso saber sobre su pasión por la cocina. Entonces reveló su cruda historia de vida durante su niñez.

«De chica pasé mucha hambre, entonces creo que viene por ahí que me guste la cocina. A mí me abandonaron, me dejaron en una plaza, me agarró una familia. Vivíamos en un barrio muy precario, en una casilla. Éramos cartoneros, pedíamos pan de ayer en las panaderías. O sea pasé hambre realmente. Y creo que desde el deseo de comer y de tener comida, me gusta, lo disfruto y amo comer».

Masterchef Argentina 2023 Belén sorprendió con su pollo al verdeo y su historia de vida. Captura TV
Belén sorprendió con su pollo al verdeo y su historia de vida.

Belén preparó un pollo al verdeo, al que le agregó crema y vino blanco. Mientras Donato de Santis degustaba su plato y le hacía comentarios del tipo «el pollo está bien cocido», Belén se emocionó. «Soy muy sensible», explicó cuando le preguntaron el motivo de sus lágrimas.

El primero en dar su devolución fue justamente Donato, quien después de probar el menú le dijo que «Está bastante bien, hay cosas para mejorar. Tenés mucho cariño. La papa estaba muy rica. Te salió muy generoso y muy honesto el plato. Este premio es con un sí«.

Luego llegó el turno de Damián Betular, quien fue por la negativa. «Entiendo que hay un montón de nervios y un montón de cosas en juego pero el plato es el que define, y para mí es un no«.

Entonces la definición quedó a cargo de Germán Martitegui quien dio su veredicto. «Yo no voy a hablar del plato, a mí me parece que vos te merecés esta oportunidad y me parece que nosotros nos merecemos la oportunidad de tenerte cerca un rato y enseñarte a cocinar. Así que te voy a dar un sí… y un delantal», manifestó, mientras le colocaba el delantal que marca la aceptación al programa.

Acto seguido Belén entró corriendo a otro sector del estudio, con el delantal en su mano, donde la esperaba Wanda Nara para felicitarla y darle un abrazo. «Me lloré todo. Se lo dedico a mis hijos y a mi marido», dijo, mientras se secaba las lágrimas de sus ojos.

Masterchef Argentina 2023: solo quedarán solo 16 participantes en competencia

Pero ella no fue la única en intentar llevarse su delantal para pasar a la siguiente instancia. Estefanía, de 34 años, de Buenos Aires, anunció que iba a preparar una causa limeña, que un plato peruano, y logró entrar al programa. En tanto Guillermo, de 35 años, abogado, logró sorprender a la conductora con sus tatuajes pero no convenció al jurado con su brochette.

Rodrigo, bioquímico de Córdoba que trabaja en un hospital, preparó peras pochadas en vino y rellenas con queso cremoso. “Te quisiste destacar porque cocineros hay muchos y pasteleros hay pocos”, dijo Betular. Pero los tres chefs coincidieron en darle un “sí”. De igual forma, Candelaria, que trabaja en el servicio penitenciario brindándole “seguridad a los detenidos para que no escapen y para que no les pase nada”, presentó un puré de zapallo rústico, sobre una salsa de tinte de calamar, con calamaretis arriba y obtuvo su delantal.

Por su parte, Martín de Los Ángeles, Califormia, quien se radicó en la Argentina porque según dijo la noche porteña lo atrapó, preparó unas berenjenas crunch, para no llamarlas milanesas, arriba de una salsa putanesca. Pero se quedó con las ganas de seguir en el programa. Malena, que hizo brownie con nueces decorado con dulce de leche y frutas, en cambio, recibió un sí del jurado. Al igual que Emilio, un abogado que preparó un cordero marroquí. Pero Sandra, de Pablo Nogués, hizo una tarta gallega a la que le faltó cocción.

Gabriela, en tanto, cocinó albóndigas con puré con la receta de su abuela. La mujer oriunda de Córdoba, de 44 años, que se desempeña como empleada doméstica, protagonizó otro de los momentos emotivos de la noche. Luego de contar que hace cosas dulces para vender los fines de semana, reconoció que fue su hija mayor la que la convenció de entrar al programa, ya que la embargó la tristeza desde que perdió a una hija, María Lucía. “Con ella se fue toda mi felicidad y toda mi alegría. Ella se llevó gran parte de mi alma y necesito recuperarla”, contó emocionada. Y su preparación con sabor a hogar le valió el sí y el abrazo de los tres jurados.

Los chefs abrazaron a Gabriela al darle la bienvenida al programa
Los chefs abrazaron a Gabriela al darle la bienvenida al programa

Juan Ignacio, de 30 años, se animó a preparar pasta y se llevó el delantal. Rodolfo, periodista y escritor mexicano, hizo una sopa crema de lote (maíz) y también fue aprobado por los especialistas. Martín, quien elaboró una entraña rellena con panceta ahumada, también obtuvo un “sí”. Natan, un albañil que hizo un matambre a la fugazzetta, no tuvo la misma suerte. Tampoco fueron aceptadas Yamila, de Avellaneda, que hizo capelettinis, ni Fiama con su mini budín de banana.

A su turno, María Sol, de Córdoba, hizo un escabeche de conejo que no dejó lugar a dudas al jurado y pasó de ronda. Lo mismo pasó con Agustín, médico de 44 años, que presentó una pavlova salada. En cambio Sebastián , que había prometido que si Argentina salía campeón del mundo se anotaba en un programa de cocina, deberá esperar al próximo mundial con su teriyaki.

Edmundo tampoco logró su delantal con un plato de los alemanes con puré de manzana, crema de papa y morcillas salteadas. Fiama, una joven de Rosario de 26 años que se hizo influencer mostrando su vida después de que su hija fuera diagnosticada con parálisis cerebral, impactó a todos con un Key lime pie y quedó seleccionada. Juan Francisco, profesor de educación física y guardavidas, hizo un risotto de brócoli con langostinos que no convenció pero le valió un “sí”. Y Andrés, que señaló que ama la cocina y la pesca, no pudo pasar a la siguiente etapa con el besugo rosado que preparó.

De los 24 seleccionados en las primeras dos jornadas, quedarán solo 16 y esto se definirá en los próximos tres días. Entonces sí, comenzará la competencia tal y cómo el reality la tiene estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *