cb2kjcpp 1290x760 1

Fue una paliza, sin equivalencias. No hubo chance, ni siquiera remota de que Jasmine Paolini pueda superar a Iga Swiatek, quien pese al traspié inicial en el encuentro, remontó rápidamente y dirigió, como si de una ópera se tratara, el ritmo del partido hasta su desenlace final.

Con un nivel impresionante, al cual nos tiene acostumbrados, la polaca volvió a demostrar ante la tenista italiana el porque es la líder del ranking y la mejor del mundo: victoria por 6-2 y 6-1 en poco más de una hora de juego. Sencillamente aplastante. De esta manera Swiatek alcanza su cuarto título de Roland Garros (2020, 2022, 2023 y ahora 2024) que se disputa en polvo de ladrillo.

El favoritismo nunca estuvo del lado de su rival, sin embargo, por cómo comenzó esta historia parecía que iba a tener un desenlace distinto. En los primeros 3 games Paolini quebró el servicio de Iga e iba con ventaja en el primer set por 2-1. Nadie se imaginaba que ese era el principio del fin para Jasmine que vio cómo su rival encadenaba 11 games de manera consecutiva para dar vuelta la historia: pasó del 1-2 al 6-2 y 5-0.

A partir de ahí, Paolini simplemente aprovechó un par de errores aislados de Swiatek para sostener su servicio y no quebrar en favor de la polaca, además de maquillar el resultado final.

Campeona por tercer año consecutivo, la primera en volver a lograrlo desde Justine Henin (2005. 2006 y 2007). La otra tenista en alzar tres veces de manera consecutiva la Copa de los Mosqueteros fue Monica Seles en 1990, 1991 y 1992.

Quinta corona de Grand Slam para Swiatek, 4 Roland Garros y 1 US Open en 2022, con tan solo 23 años, siendo la más joven en lograr ser tetracampeona en Francia.

La polaca sigue agigantando sus números en el Abierto de Francia: seis participaciones en total, ganando el 66,6% de las veces el certamen. Además, suma 35 triunfos en 37 encuentros (94,6% de efectividad) y apenas perdió ocho sets de los 82 disputados (90,24%). Sencillamente colosal.