Parece irreal y lejano, pero Sebastián Villa está muy cerca de retornar al fútbol argentino y de convertirse en nuevo jugador de Independiente Rivadavia. El delantero colombiano que supo vestir y defender los colores de Boca había abandonado el club y el país tras ser condenado por violencia de género.

La dirigencia de la Lepra negocia con el colombiano que a finales de junio podría quedar libre del Beroe Stara Zagora de Bulgaria, aunque en principio no hay nada cerrado si hubo un acuerdo de palabra entre ambas partes.

La pregunta que muchos se hacen: ¿Puede Villa seguir jugando al fútbol si regresa a la Argentina?

En lo que respecta a no netamente legal, la justicia argentina no le impide a Villa seguir desarrollando su actividad dentro de la cancha, incluso a pesar de tener una condena por 2 años y medio de prisión por haber ejercido la violencia de género contra Daniela Cortes. Además, el colombiano también enfrento los cargos de abuso sexual con acceso carnal en otra causa. Cabe resaltar que en esa segunda investigación judicial tanto Villa como la víctima pudieron llegar a un arreglo económico en la instancia de mediación a cambio del retiro de los cargos en el juzgado. Sin embargo tanto la Fiscal como la jueza rechazaron el dictamen y ahora se aguarda la resolución de la cámara de casación

¿Cómo le fue a Villa desde su salida del xeneize?

Tras el fallo de la FIFA a su favor, Villa se consideró agente libre y partió con destino a Bulgaria. El Beroe Stara Zagora lo acogió y allí disputó únicamente 11 partidos pero con saldo más que positivo anotando 5 goles. El Ludogorets se interesó en el colombiano, sin embargo, las negociaciones con el equipo más importante del país europeo se estancaron y no se pudo llegar a un acuerdo.

Y ahí surgió la chance de volver a la Argentina. Algo que causa sorpresa en propios y extraños, porque si bien desde la dirigencia de Independiente Rivadavia no quieren dar indicios, el acuerdo de palabra ya es un hecho y las chances serían más que tangibles de poder volver a Sebastian Villa nuevamente en el fútbol argentino. La única incógnita de los dirigentes leprosos es: ¿Cuál es el costo que podría pagar el club con la condena de la sociedad?.