Paula Chaves conto el motivo que la llevo a ser doula

Alejada de la pantalla chica, Paula Chaves atraviesa un momento de mucha felicidad. La modelo se acaba de recibir de doula y eso la tiene muy emocionada ya que era un deseo que tenía desde hace tiempo.

Madre dedicada full time a sus tres hijos, fruto de su amor con Pedro Alfonso, se dedicó a aprender todo lo necesario para asistir a pares gestantes y recibió el título de que esperaba.

La conductora, a sus 37 años, se convirtió en una figura que escoltará a sus pares, “empática y amorosamente” durante la búsqueda del embarazo, el tránsito de la gestación, el del nacimiento y el de la crianza. 

Al ser consultada por el motivo que la llevó a informar y acompañar a las mujeres en el proceso de la maternidad, Paula contestó en Teleshow: “Una fascinación por los nacimientos que no había podido explicarme hasta conocer a todas esas madres con igual vocación».

Y reflexionó:» La maternidad viene a revolver todo: lo bueno, lo malo, lo oculto, lo desconocido. Y a mí me atravesó. Me desarmó. Me descolocó. Sacó a la superficie algunos asuntos latentes y me invitó a indagar y a sanar parte de mi historia personal y familiar».

“Tal es así que hasta investigué sobre cómo había sido mi llegada al mundo. Y desde ahí, empecé a acomodar las piezas de este rompecabezas que es la vida”, continuó a corazón abierto.

Además, la modelo reveló: «Sentí el llamado y entendí que ser doula es mi misión en la vida». En ese sentido, expresó: «Finalmente supe quién soy porque fui pariéndome a mí misma”.

Por otro lado, Paula aseguró sobre su día a día: “Vivo sin grandes metas, sin altas pretensiones ni expectativas, y tal vez por eso soy tan feliz. La vida siempre ha sido generosa conmigo. Agradezco cada mañana y disfruto».

«A veces estamos sentados acá, con Pedro, en nuestra galería, y digo: ´¡Mirá lo que logramos! Toda la vida soñé con tener mi propia casa y pude comprarla. Nadie me regaló nada», agregó.

Por último, Chaves comentó: «Muchas veces, cuando la gente habla de ´llegar´, pienso: ´¿Llegar a dónde?, ¿A qué?´. Si se trata de eso, de lograr un marco en el que pueda seguir ayudando a mis seres queridos, sí. Entonces quiero llegar muy alto”.