1675618791 sm

Es de público conocimiento que la salud del rey emérito Juan Carlos I no atraviesa el mejor momento, y eso pone en vilo a las autoridades españolas, teniendo en cuenta que en su última aparición pública, en la despedida al rey de Grecia Constantino II, requería asistencia para poder caminar. 

De todos modos, genera más interés el destino y la cantidad de dinero y bienes disponibles al momento de adquirir la herencia. La pregunta es: ¿Cuánto hay para dividir?

 

En 2020, el actual rey Felipe VI propuso un proyecto, con la idea de mejorar la imagen de la monarquía frente a las maniobras inmorales realizadas por su padre, donde proclamó -en marzo de ese año- a través de un comunicado: «renunciar a cualquier activo, inversión o estructura financiera cuyo origen o finalidad puedan no estar en consonancia con la legalidad o los criterios de rectitud o integridad que rigen su actividad institucional o privada y que deben informar la actividad de la Corona». Hay que tener en cuenta que esto fue cinco meses antes de la mudanza de Juan Carlos I a Abu Dabi

 

Sin embargo, como informa Voces Críticas, no es una opción renunciar a la sucesión antes de la muerte del padre, según lo reglamentado por el Código Civíl de España. ¿Qué quiere decir? Felipe VI junto a sus hermanas Cristina y Elena deberán enfrentar la cuestión al momento de fallecer Juan Carlos. 

En tanto, la infanta Cristina, al residir en Suiza, no deberá afrontar gastos de impuestos por sucesiones en España. Pero, Felipe y Elena al vivir en la Comunidad de Madrid si deberán pagar. En ese momento, será oportuno decir si Felipe desiste a la herencia. 

 Felipe VI

La jugosa cantidad que está en juego 

 No hay precisiones del monto concreto, y viendo que no hay una ley que obligue a la realeza a declarar ni bienes ni patrimonio, es difícil saberlo. Sin embargo, se puede pensar que son muy cuantiosas las cajas fuertes. 

Sin embargo, en 2021 la administración de Hacienda recalculó el valor de la propiedad de Juan Carlos en un valor de 4,4 millones de euros. También se conoció que el padre del rey emérito, Don Juan, le dejó al momento de fallecer una herencia por un total de 1.100 millones de pesetas (calculado en 7 millones de euros). De ese número, unos 728 estaban escondidos en tres cuentas bancarias en Suiza. 

Por otra parte, habría que agregarle las ganancias por negocios realizados en países árabes, lo que se sumaría a un monto final de 11,4 millones a los mencionados anteriormente; siendo este el dinero al que tendría que renunciar Felipe, aunque no se sabe si sus hermanas también lo harían. 

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *