1677519287 sm

lunes 27 de febrero de 2023

Ante el advenimiento de la coronación oficial de Carlos III más y más títulos son repartidos entre los miembros de la familia real británica.

A pesar de que se podría pensar que estos son algo antiguo y meramente protocolar, se ve que para la realeza inglesa siguen teniendo relevancia. El ejemplo más reciente es el de Camila Parker, quien luego de la ceremonia de mayo dejará de ostentar la etiqueta de “reina consorte” para ser “reina”, algo que rompería con siglos de tradición y la elevaría a otro supuesto status.

md

El príncipe Guillermo ya cuenta con el ducado de Cornualles, además del de Galés y el de Cambridge y de ser el mismísimo heredero al trono. Sin embargo, eso no impidió que el pasado 13 de febrero haya sido condecorado también conde de Chester, informa Voces críticas.

El condado de Chester existe desde el año 1301 y es un título asociado directamente con la herencia real. Carlos III fue nombrado con este título en el año 1958 y ahora fue el turno de su hijo mayor de recibirlo.

lg

Sin embargo, aún quedan otros títulos por asignar. Y uno muy importante es el de el ducado de Edimburgo. Este lo ostentaba el rey consorte Felipe, pero tras su muerte en el 2021 quedó vacante. Ahora, 2 años después, ya viene siendo hora de que el monarca inglés lo asigne.

lg

Hay dos posibles opciones rondando: la más lógica que sería cederlo a su hermano, Eduardo de Wessex, o la más sentimental, que sería entregárselo a su nieta preferida, la princesa Charlotte.

El deber y lo emotivo siempre están en pugna en las decisiones de la corona británica, y esta no sería la excepción. Habrá que ver qué ocurre con la elección del rey británico.

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *