1679068543 sm

viernes 17 de marzo de 2023

De tal palo a tal astilla, el famoso dicho se cumple una vez más en la Casa Real Grimaldi, pues el hijo menor de la princesa Carolina de Mónaco, al igual que su madre, fue catalogado como “el príncipe de las fiestas” a raíz de su época salvaje e incontables noches de fiesta. 

Y es que, aunque muchos no lo sepan, Pierre Casiraghi fue todo un rebelde durante su juventud, tal como lo fue su mamá y tía, la princesa Estefanía. De esta forma, el royal adoptó una controversial reputación en los tabloides y ciclos de noticias internacionales por sus días repletos de diversiones y excesos. 

 

Para Casiraghi, todo empezó durante su época universitaria, cuando se hizo amigo de Stavros Niarchos III, el hijo de un multimillonario de origen griego. Ambos fueron cómplices durante sus noches alocadas, las cuales, en ciertas ocasiones, culminaron en altercados físicos. 

Según los medios locales, a sus 25 años de edad, Pierre mantenía un habitual consumo de drogas y bebidas alcohólicas de manera excesiva. Esto no ayudó a que en un viaje a Nueva York durante el 2012, se involucrara en una escandalosa pelea junto al empresario Adam Hock por una botella de vodka valorada en 500 euros. 

lg 

Minutos después de la disputa, el hijo de Carolina de Mónaco fue llevado al hospital debido a los golpes y terribles heridas faciales. 

Actualmente, Pierre Casiraghi se encuentra casado con la aristócrata Beatrice Borromeo, con quien comparte dos adorables hijos, Stefano y Francesco. 

sm

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *