1680541302 sm

Desde hace tiempo se sabe que la reina Letizia es la que manda en Zarzuela y el rey Felipe VI es quien al fin y al cabo termina obedeciendo. Además, también es quien va marcando las pautas dentro de la cocina sobre qué deben comer los monarcas del Palacio. Si bien, ella no es la jefa de cocina, pero decide el menú de cada día.

La reina consorte con su postura y autoridad es quien toma la decisión sobre qué productos ingresan y cuales no pasan por la puerta de Zarzuela. Uno de los pedidos de ella son fáciles de saber y se tratan de los dulces y de las frutas. Si bien, en alguna ocasiones especiales se dan el permisivo de comer postres, tal como sucede en el día de Reyes, el 6 de enero.

Esa es una de las pocas ocasiones en donde entra un platillo dulce al Palacio con el permiso y la revisión de la madre de Leonor y Sofía. En esa ocasión, quienes consienten a los menores, son los abuelos que siempre llegan con el infaltable roscón de Reyes. Pero en lo que resta del año otra comida de estas características terminan siendo anulados.

Y en esta ocasión, Doña Letizia vetó un plato del hijo de Juan Carlos I, en el que se trató de trampantojos, más conocido como cheat meals. Este es un postre morrocotudo hecho con una base de harina, leche, aceite, azúcar y canela. En el cual, es exquisita y muy utilizada para Semana Santa.

lg

Este mismo platillo, ya se lo ha visto en otras oportunidades como han sido para las fiestas de Navidad. Muchos indican que sería el favorito de la Familia Real, pero que es una delicia muy típica en muchos menúes de la región. La leche frita es lo que más enloquece a los españoles y los enorgullece.

sm

Hasta el momento, se desconoce si en esta Semana Santa el rey Felipe VI va a poder probar este postre. Sin embargo, se encuentra alejado de su esposa tras tomarse unos días de descanso, como suele suceder en España. Si bien, lo que se sabe es que no estaría en la lista de la reina Letizia para los próximos días.

/Fuente Voces Criticas