1681398158 sm

La realeza británica cuenta con muchas historias desgarradoras y a la vez amorosas. No por algo la serie «The Crown», basada en los acontecimientos de la familia real británica, cuenta con tanto éxito. Y uno de aquellos relatos involucra a quien fuera el rey Eduardo VIII, Willis Simpson e Isabel II.

En su momento fue protagonista de un verdadero escándalo internacional, ya que estuvo apenas unos meses en el trono antes de abdicar. Ni siquiera tuvo la oportunidad de tener la famosa ceremonia de coronación.

La razón detrás de todo ello fue el amor que le profesaba el rey emérito a la socialité estadounidense, Wallis Simpson. Esta era una mujer divorciada y ajena el círculo inglés por lo que la presión de la corona fue tal que Eduardo VII dejó el trono, siendo sucedido por su hermano menor, el padre de Isabel II, informa Voces críticas.

Desde entonces, él y su nueva esposa, vivieron en Francia, en donde se casaron y llegaron a hospedarse hasta el final de sus días. El hogar que compartían se denominaba Villa Windsor, en honor al nuevo título del duque.

lg

Pero el tío de Isabel II sufría de cáncer y su vida estaba a punto se terminar a principios de los años 70. La sobrina lo visitó un 18 de mayo de 1973, 10 días antes de que muriera. Su tío se vistió de la mejor dorma posible y hasta se inclinó ante ella, a pesar de su estado débil.

Sin embargo, y según los datos de un próximo documental a estrenarse, «The Real Crown: Inside the House of Windsor», la exmonarca inglesa no tuvo ni un ápice compasión respecto al último deseo del duque de Windsor: darle un título real a su esposa, Wallis Simpson.

Esto hubiera cumplido algo que deseaba toda su vida, que se le diera la debida importancia a la mujer de la que se había enamorado. Sin embargo, ni en eso llegó a apiadarse la antecesora de Carlos III.

/Fuente Voces Criticas