pablo moyano y baradel


El cotitular de la CGT, Pablo Moyano, se reunió este miércoles con la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien se sumó a la marcha prevista para el próximo 1 de febrero frente al Palacio de Tribunales de la Capital Federal para «echar» a los miembros de la Corte. También, adhirió el dirigente sindical docente, Rodolfo Baradel.

Unos 80 funcionarios K, entre ellos la vicepresidenta Cristina Kirchner, tienen unos 80 recursos pendientes ante la Corte en causas por corrupción.

El encuentro entre Hebe de Bonafini y Pablo Moyano se produjo esta mañana en la casa particular de la dirigente de derechos humanos, en la ciudad de La Plata.

En la reunión, los dirigentes conversaron sobre «temas organizativos de la marcha del 1 de febrero, la situación con el FMI, el estado laboral de los trabajadores y trabajadoras y el presente político y social», informó InfoCamioneros, el sitio del Sindicato de Camiones en el red social Instagram.

Dirigentes políticos, sindicales y referentes de los movimientos sociales adhirieron en los últimos días a la manifestación convocada para el 1 de febrero (#1F) frente al Palacio de Tribunales a partir de las 18.

Allí se reclamará, entre otras cuestiones, también, el cese de la condena a la Tupac Amaru, Milagro Sala, entre otros temas.

Por su parte, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, afirmó hoy que participará de la marcha del próximo 1 de febrero frente a la sede de la Corte Suprema de Justicia, que fue convocada por el juez titular de la cámara del Tribunal Oral Nº 29 de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Ramos Padilla, y que cuenta con el apoyo de organizaciones civiles y de abogados, para exigir «un Poder Judicial independiente».

A Ramos Padilla se sumó el líder piquetero y condenado por la toma de la comisaría de la Boca, Luis D’Elía. La marcha cuenta con el apoyo del viceministro de Justicia y ex número dos de la AFI, Juan Martín Mena. Ramos Padilla, miembro de la agrupación K de Leopoldo Moreau, D’Elia y Mena fueron denunciados ante la justicia por atentar contra la democracia al reclamara la renuncia de los miembros de la Corte sin el procedimiento constitucional.

«Vamos a movilizar el 1 de febrero por una justicia independiente que no esté atada al poder político, ni a las corporaciones o al poder, un Poder Judicial que no arme causas, que no sea parte del lawfare ni garantice impunidad a nadie», expuso Baradel en declaraciones a una radio K.

El dirigente sindical docente consideró que «el Poder Judicial debe que impartir justicia, no como ahora» y aclaró que, si bien «no son todos los jueces iguales, se generó un modus operandi que determina en la Argentina el armado de causas y situaciones de injusticia como la que sufre Milagro Sala en Jujuy».

Baradel adelantó que participarán de la convocatoria «sectores de la producción, el trabajo, los derechos humanos y la educación» y puso de relieve la necesidad de comprometerse «con el pedido de volver a tener un Poder Judicial independiente».

Entre otras organizaciones, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) anunció que se movilizará el #1F «para exigir el cambio de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia» (CSJN), porque «estos jueces designados a dedo se tienen que ir», según anunció el secretario nacional adjunto del sindicato, Rodolfo Aguiar.

«Deben renunciar porque cuentan con la reprobación de toda la sociedad. La connivencia que mantienen con algunos sectores políticos es alarmante, ya que nunca garantizaron la división de poderes. También son responsables del endeudamiento dolorosa con el FMI y la fuga de divisas», señaló el dirigente estatal.

Mirá también

Mirá también

Marcha para "echar" a la Corte Suprema: quiénes lideran la convocatoria que apoya el Gobierno



Source link