1679947483 sm

Para nadie es un secreto que cuando la reina Letizia inicio su romance con el rey Felipe, los reyes eméritos pusieron miles de trabas para que formalizaran su compromiso, pero como dicen por ahí, el amor lo puede todo, y eso fue lo que hizo el rey Felipe luchó por el amor de quien hoy es su esposa y madre de sus hijas.

Sin embargo, la reina Letizia por años estuvo batallando para que finalmente fuera aceptada dentro de la familia real, por lo que en su corazón se guardó todos los desplantes, desaires, humillaciones a la que sometida, especialmente por el padre de su esposo, el emérito Juan Carlos.reina letizia

Con el paso de los años, la madre de las princesas, fue ganando poder sobre su esposo, ya que se ha dicho que es ella quien manda dentro del palacio, de hecho, es la que da las órdenes de lo que se debe o no comer en el palacio, quien entra y quien, al parecer todo gira a lo que diga la reina.

La reina Letizia habría sido humillada durante largos años por su suegro, el rey emérito la llamada con sobrenombres despectivos, algunos de los que mencionó la revista en su artículo eran “la chacha, la criada o la plebeya”, recordando con esto a su hijo que la mujer que escogió para esposa no tenía sangre azul.familia real

Pero ahora, la reina Letizia como no olvida ni perdona se ha vengado de la manera más cruel y le cortado el contacto con sus adoradas nietas, la princesa Leonor y la Infanta Sofía, sin visitas, ni mensajes, ni en días especiales y toda esta prohibición más allá de ser una venganza por como la trató recién llegada a Zarzuela se debe al mal comportamiento que ha tenido en su vida.

Por otra parte, sabemos que el padre del rey Felipe ha llevado una vida escandalosa, por lo que la reina Letizia ha exigido a su esposo que le prohíba la entrada a Zarzuela para no perjudicar la imagen de sus hijas, en especial la de la princesa Leonor quien sería la próxima reina de España, el objetivo es desligarse de su suegro y hasta ahora lo está llevando a cabo explícitamente.

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *