jueves 02 de marzo de 2023

Los tres hijos de la princesa Carolina de Mónaco han sido criados bajo mucha protección por la familia Grimaldi, pero aún así, los tres descarrilaron a su manera y fueron acechados por la prensa.

Al parecer, esta rebeldía la han heredado de su madre, ya que la reina de las fiestas parisinas pasó su adolescencia de la misma manera hasta conocer a Stefano Casiraghi, fallecido a los 30 años en 1990.

Andrea Casiraghi ha sido titular varias veces, pues el joven era la protagonista de los veranos en Ibiza y conocido por andar a toda velocidad por las calles de Francia. Por eso mismo, perdió el carnet de conducir y su Audi A6, ya que circulaba sin documentación y a 200 kilómetros por hora donde dicha velocidad no estaba permitida.

Andrea Casiraghi

Por otro lado, Carlota Casiraghi se ha visto envuelta en conflictos de amor. Durante su juventud se la veía muy enamorada del hombre perfecto. Este era millonario, joven, educado y era aprobado por su madre. Pero el amor se terminó rápido, ya que fue la muchacha quien se fue con un hombre 15 años mayor, divorciado y con un hijo, además de plebeyo. Con este hombre tuvo también un hijo pero luego llegó la separación.

Carlota Casiraghi

Pierre Casiraghi, fue conocido en su etapa universitaria como el príncipe de las fiestas que terminó en el hospital. Entre los escándalos que lo encierran podremos recordar cuando le dio dinero a una persona de la calle para que le volcara una bebida encima, o cuando hizo estragos en la habitación de un hotel en Las Vegas.

Pierre Casiraghi

Fue en un club nocturno donde Pierre tuvo un enfrentamiento y terminó hospitalizado. Este se debió a que tanto él como el empresario Adam Hock querían la misma botella de vodka, que costaba nada más ni nada menos que 500 euros, la misma mujer y la misma mesa del club. El final de la situación: su mandíbula rota.

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *