1677716444 sm

La Familia Real está marcada por historias de desamor y, si bien ahora son comunes, unas décadas atrás era muy difícil poder firmar un divorcio, sin generar una polémica. La princesa Margarita, hermana de Isabel II, no fue la excepción.

 

La condesa de Snowdon fue considerada como la rebelde de la familia, y tuvo que sufrir las consecuencias por no acatar las reglas de la Corona. Murió en 2002.

 

Su historial amoroso comienzó a sus jóvenes 20 años, cuando se involucró con Peter Townsend, que era casado y tenía hijos. Si bien este se divorció y le propuso a Margarita casarse, ambos no pudieron vivir su amor en libertad.

 lg

 Ambos cancelaron su compromiso y, desde ese momento, comenzó una trágica historia de romances para la hija menor de la Reina Madre, que se propuso comenzar una nueva vida a los 26 años, por lo que aceptó contraer matrimonio con el fotógrafo Anthony Armstrong-Jones.

 lg

 De esa unión no salió nada bien, al punto de que su matrimonio estuvo lleno de aventuras paralelas y dramas, teniendo que ver que el esposo estuviera esperando un hijo de otra mujer,

 

Margarita tuvo que aguantar mucho para sostener la mentira y, a raíz de ello, decidieron separarse en 1976. Fue dos años después que decidieron divorciarse y lo obtuvieron, bajo polémica

 

 De esa pareja nacieron dos hijos, Sarah Chatto y David Armstrong-Jones, quer no vivieron una vida fácil gracias a sus padres, que estuvieron 18 años casados.

 

El divorcio de Margarita y Anthony fue la primera separación en la Familia Real, luego de la de Enrique VIII y Ana de Cleaves, en 1540. En medio de la polémica, también se filtraron fotos de la hermana de Isabel II junto a un supuesto amante, llamado Roddy Llewellyn.

lg

 Margarita sabía que debía divorciarse de Armstrong-Jone si quería comenzar a vivir una vida feliz, y también para poder tener una relación con Roddy Llewellyn.

 

A partir de eso, la princesa Margarita inició una vida de excesos con consumo de alcohol y sustancias peligrosas, junto a el dinero de la realeza. Todos estos factores fueron los desentonantes que la llevaron a un deterioro absoluto, que obligaron que fuera atendida e internada varias veces, hasta su fallecimiento en 2002.

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *