1678812278 sm

El título de “Sir” suele ser otorgado por la monarquía inglesa a sólo algunas selectas personas, distinguidas por sus servicios a Gran Bretaña, que van desde los campos científicos o activistas hasta artísticos. Algunos de los que tuvieron el honor fueron Charles Chaplin, Robert Plant, Paul McCartey o Sean Connery. Y en su largo reinado, Isabel II fue la encargada de otorgar el título. Ahora fue el turno de Carlos III, y quien recibió la distinción no fue nada más ni nada menos que Brian May.

Si bien el título fue anunciado en enero, hoy, 14 de marzo del 2023, se realizó la ceremonia oficial. Y así fue condecorado una persona que ya se destacó enormemente en muchísimos campos, aparte de ser un virtuoso guitarrista, cantante y compositor, integrante de la trascendental banda Queen.

Un artista multifacético

El actual Sir Brian May fue recibido en el Palacio de Buckingham por Carlos III en una majestuosa ceremonia. Allí, ataviado con un elegante traje y con una sonrisa en su rostro, fue condecorado con el máximo título otorgado por la Excelentísima Orden del Imperio Británico.

Y no es por menos. Porque si hay algo que no posee es talento, virtuosismo y múltiples facetas. Aunque conocido mundialmente por ser el guitarrista de Queen, también fue el principal compositor de muchísimos de sus temas más icónicos. Canciones como “We Will Rock You”, “Tie Your Mother Down”, “Fat Bottomed Girls”, “Hammer to Fall”, “Save Me”, “I Want it All” o “The Show Must Go On”, entre tantas otras, fueron escritas por él.

lg

También fue creador, junto a su padre, de una guitarra única, la “Red Special”, con la que obtuvo un sonido único. Este, junto a su particular forma de tocar, le marcaron un sello, que es imposible no detectar. Aparte de contribuir a las canciones instrumentalmente, fue protagonista de icónicos solos, como los de “Brighton Rock”, “Keep Yourself Alive”, “We Will Rock You” o la tan icónica “ Bohemian Rhapsody”.

lg

Pero también tenía un gran manejo de sus cuerdas vocales dentro del grupo. Y es que aparte de completar los famosos coros -una marca de agua de la banda-, junto a Roger Taylor y Freddie Mercury, cantó diversas canciones como “‘39”, “Some Day One Day”, “All Dead All Dead” o “Good Company”. Si bien no tenía la potente y versátil voz de Mercury, explotaba a la perfección su tono dulce y delicado, informa Voces críticas.

El músico científico

Y por si fuera poco, los hitos del talento británico traspasaron las fronteras musicales. Se licenció en Física y Astronomía en el Imperial College de Londres en 1968. Y si bien se dedicó después por años a Queen, su interés científico no se opacó ni un poco, ya que continuó su carrera en pos de un doctorado.

Para su tesis investigó el reflejo de la luz del polvo interplanetario en el Sistema Solar. Debió suspender la investigación a causa de la constante actividad del grupo del rock, pero años más tarde la retomó y hasta la terminó. De esta forma, se convirtió en Doctor en astrofísica en el año 2008.

lg

Y sus contribuciones al campo científico no fueron pocas: participó activamente en la iniciativa de la declaración del Día Mundial del Asteroide y fue uno de los colaboradores en la misión “New Horizons” de la NASA. De esta forma, colaboró con otros científicos para interpretar la información recibida por la nave homónima, el cual realizó diferentes sobrevuelos históricos sobre Plutón.

Gracias a él se pudo realizar una imagen estereoscópica del planeta enano, que mostró una faceta más profunda y real de él. Pero no solo eso: el New Horizons se convirtió el 17 de abril del 2021 en la quinta nave espacial en viajar 50 veces más lejos de la distancia del Sol a la Tierra.

lg

Y sus logros no se detienen ahí. Es un ferviente activista de los derechos de los animales y tiene como hobbie la fotografía estereoscópica, del cual hasta hizo un libro “Stereoscopy Is Good For You: Life In 3-D”.

Así, y a partir de ahora, el llamado Sir Brian May, tiene un bagaje que justifica por mucho el título recibido. Reúne lo artístico, lo científico y lo activista en una misma persona. Y su espléndida sonrisa frente a Carlos III en el acto real es un recordatorio de la figura trascendental que ya tiene en la historia.

/Fuente Voces Criticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *