2684db6dfb95baccfe6c360721e03ca1 XL

La Unión Cívica Radical (UCR), uno de los partidos más tradicionales y con más historia en la política argentina, atraviesa un momento crucial.

Las recientes estrategias y decisiones, especialmente bajo la dirección de Gerardo Morales, generaron debates intensos en el interior y en el exterior del partido. Algunos ven en Morales un líder con visión corta a partir de las definiciones acerca de la Segunda Vuelta electoral.

Fundado en 1891, la UCR jugó un papel fundamental en el desarrollo político argentino. Sin embargo, en las últimas décadas, su impacto e influencia parecen haber disminuido.

Morales, actual presidente del partido, asumió con la promesa de renovación.

LEÉ: Sergio Massa adelantó en TV el futuro de Cristina Kirchner

Su apoyo a Sergio Massa, candidato a presidente por Unión por la Patria, generó malestar y confusión entre los miembros del partido. «Vamos a hacer todo lo posible para evitar que Javier Milei gane», afirmó Morales.

Las críticas a Morales se centran en su gestión y en el acercamiento al massismo. En la interna en Juntos por el Cambio se alió a Horacio Rodríguez Larreta y perdieron ante Patricia Bullrich y Luis Petri.

Es claro que la UCR necesita reinventarse para mantener su relevancia. La pregunta es: ¿quién reemplazará a Gerardo Morales para esta transformación?

Las elecciones internas y los próximos comicios nacionales serán cruciales para determinar el rumbo del partido.

Finalmente, la UCR enfrenta un desafío común a muchos partidos tradicionales alrededor del mundo: renovarse sin perder su esencia. Aunque los liderazgos son importantes, el futuro del partido dependerá de su capacidad para escuchar a sus bases y adaptarse a las demandas de una sociedad argentina en constante evolución.

NOTICIAS ARGENTINAS