1682558983 sm

miércoles 26 de abril de 2023

El 6 de febrero de 2022, la reina Isabel II trabajaba en un plan de sucesión al trono, sabiendo que se iría pronto. Ese mismo día manifestó por la radio que le hubiera gustado que la duquesa de Cornualles, a su debido tiempo se convirtiera en reina consorte y no en princesa consorte. Estas cosas alguna vez se plantearon pero nunca se llevaron a cabo.

Sin embargo, esos deseos de la reina Isabel II sobre dejarle la sucesión a la duquesa de Cornualles no pudieron realizarse, sobre todo porque el príncipe de Gales, el rey Carlos III, tenía serias intenciones de tomar su posición. ‘A esta edad, ya no puedo ignorar esas cosas’ – enfatizó. En la foto vemos una foto de la reina con Camila Parker Bowles, quien luego sería reina consorte.

sm

El Día de la Adhesión, la reina Isabel II abordó este tema. En esa oportunidad, y en secreto, pudo hacer el nombramiento de la Duquesa en la orden de la Jarretera, cinco semanas antes de la Lista de Honores de Año Nuevo. En el Día de la Adhesión, dijo que cuando muriera, le gustaría que su nuera fuera conocida como reina consorte en vez de princesa consorte, como luego sucedió con Camila Parker.

La entrega de la Liga a Tony Blair el mismo día de la Lista de Honores ayudó a desviar la atención de los medios. Poco después, la reina Isabel II cesó de participar en eventos públicos debido a ‘problemas de movilidad’. La reina Isabel II empezó a delegar funciones a su hijo, el príncipe Carlos.

md

Fue una operación muy discreta. La reina Isabel II y el ese entonces príncipe Carlos hicieron todo lo posible para no generar polémica debido al cambio, sobre todo, porque reescribió las reglas de sucesión. De igual modo, cambió la ley que dictaba que solo el Señor Canciller era el único que podía dar el discurso en ausencia del rey.

En junio de 2022, la monarca muy convalecida delega la apertura estatal del parlamente al príncipe Carlos, quien dio el discurso del soberano en su nombre.

 

/Fuente Voces Criticas